Nuestro problema no es la desobediencia civil, sino la obediencia

imagesSe nos ha enseñado a aceptar la obediencia como algo natural con la excusa de conseguir una sociedad ordenada, de privilegios.

Con el pretexto de exigir responsabilidad para superar una crisis causada por los de arriba, vemos como nuestros derechos se esfuman y aumenta la brecha entre ricos y pobres.

Legislan la obediencia y con ello se nos limita nuestro derecho a la protesta, se manipulan los medios de comunicación y la información, nos ponen en la calle arrebatándonos nuestras casas, se nos eliminan derechos laborales, e incluso se rescatan bancos en quiebra o se acepta que los más ricos paguen menos.

No olvidemos que muchos de nuestros derechos han sido conquistados a través de la desobediencia.

Lo conquistado y nuestros derechos no pueden depender solamente de unos pocos.

Los vecinos y vecinas de Leganés somos capaces de parar desahucios, de denunciar la pobreza infantil en nuestra ciudad, de defender la educación de nuestros más pequeños ante cierres de aulas, de salir a la calle por una sanidad de calidad y pública, de luchar por nuestro derechos laborales que nos pisotean diariamente.

Es vital conformar espacios que lleven la desobediencia a la forma de hacer política, basada en la participación y sobre todo, donde las vidas de la mayoría estén por encima de las decisiones de los que ocupan el poder político y económico.

Pongamos encima de la mesa que ante la injusticia, la desobediencia se convierte en un derecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: