Una alternativa para Leganés

INTRODUCCIÓN

Nos encontramos con uno de los periodos más intensos de ataques del capital contra el mundo del trabajo y sectores populares en general. Con la excusa de la crisis se está imponiendo la ideología neoliberal, que supone la destrucción del llamado “Estado del bienestar”, el aumento de las desigualdades históricamente existentes entre hombres y mujeres, y de las conquistas sociales y políticas que tanto han costado a la clase trabajadora.

Asistimos a una metamorfosis del sistema capitalista, a una expansión del modelo de dominación a nivel global, que está suponiendo una pérdida de derechos y libertades en nuestro país. Como rechazo a estas políticas vivimos un periodo de recuperación de movilizaciones y luchas sociales, con un carácter generalmente defensivo, de resistencia y con ausencia de victorias parciales.

Esta situación coincide con una crisis del bipartidismo y de la propia izquierda, que no es capaz de dirigir, recomponer, representar o ilusionar, en la etapa actual, a amplios sectores de la sociedad.

En Leganés hemos presenciado el fracaso y desalojo de la izquierda institucional que ha gobernado durante toda la etapa democrática y en las últimas décadas en forma de coalición. En estos años se ha ido abriendo el paso a la derecha, realizando una gestión basada en el “ladrillo”, iniciando un proceso de privatización de servicios municipales, de clientelismo político, de aumento de los cargos de confianza, de involución democrática, etc., acompañado de nefastas políticas de despilfarro en la gestión municipal. En definitiva, ha supuesto la desafección y alejamiento de la mayoría social respecto de dichas políticas de la izquierda y, consecuentemente, el acceso al gobierno municipal de la derecha.

Pero en el último periodo hemos vivido el resurgir de los movimientos sociales y de la contestación ciudadana en nuestra ciudad. Importantes movilizaciones se han sucedido y han mostrado la capacidad de resistencia y organización de las gentes de izquierdas y de los movimientos sociales de Leganés. Ante esto, la izquierda “institucional” no solo no ha movido ficha, sino que parece insistir en continuar en la misma línea anterior al 2011. Y lo que es peor, negándose a realizar la moción de censura, lo que demuestra, cómo, para ellos, siguen primando los intereses de sus aparatos por encima de los de la mayoría social.

UNA NUEVA HERRAMIENTA PARA LA TRANSFORMACIÓN DE LA SOCIEDAD

Nuestra propuesta consiste en crear un movimiento sociopolítico, que siendo parte del sentir de la calle al calor de las múltiples iniciativas de movilización social, sea un referente también en las instituciones municipales a partir de mayo de 2015, para hacer de portavoz de las luchas y de los movimientos sociales, demostrando que se puede hacer política de una forma totalmente diferente a la actual y que se debe y se puede cambiar esta sociedad.

En Leganés se dan las condiciones para el salto a una forma “nueva” de interrelación y organización del movimiento. Una forma más de autoorganización de éste, que le ayude en esta etapa de transición, que se da por la descomposición del modelo social de concertación, hasta ahora hegemónico, y el nuevo escenario de confrontación entre una clase empobrecida y un sistema sólo nominalmente democrático. Es una respuesta lógica y posible a una inquietud cada vez más extendida que adopta diferentes intensidades, tiempos y ritmos según el lugar, pero que manifiesta la necesidad de buscar nuevas herramientas, formas de unidad y consolidación de las demandas y reivindicaciones.

De lo que se trata es de crear un instrumento político, que ayude en su lucha cotidiana a los movimientos sociales y a la ciudadanía no organizada pero disconforme. Una herramienta que sirva para dinamizar, consolidar, radicalizar y aglutinar, que ayude a avanzar y profundizar en las luchas reales en este periodo político, que supere los límites que la protesta está encontrando. Reformular la relación con las instituciones, trabajar en ellas con otro concepto, otra forma de hacer política.

Entendemos que la irrupción de una fuerza sociopolítica de estas características, en la institución municipal, actuará como freno contra los recortes sociales que en la actualidad estamos sufriendo y desarrollará un modelo de gestión cualitativamente diferente, empeñada en garantizar el empleo público y una mejor redistribución de los recursos.

Caminaremos juntos en esa dura dinámica de luchas defensivas en la calle, adoptando decisiones en la institución que borren esa imagen de disgregación de intereses entre la institución y la calle, que permita vislumbrar un horizonte ofensivo y no sólo defensivo.

Por otro lado, la unidad demandada de manera natural por el movimiento, ha de girar en torno a elementos concretos que precisen de esa unidad. De ahí que el elemento electoral aparezca como un motor que nos mueva a buscar confluencias y compromisos más estables que la mera convocatoria conjunta de una movilización.

UN PROYECTO AMPLIO Y CON VOCACIÓN MAYORITARIA

La intención del proyecto que construimos no es crear un nuevo sujeto político que conviva con otras organizaciones sociales locales, sino un movimiento social amplio que aglutine y dé voz a la inmensa mayoría de la ciudadanía, elevándola al papel de agentes protagonistas y no meros espectadores de la vida municipal.

Aspiramos a generar un movimiento político y social que agrupe y convierta en protagonistas tanto a los y las activistas como a las personas que, aun no siéndolo, sienten la necesidad de la intervención política y no se ven reflejados en las organizaciones existentes, bien sea por su trayectoria contradictoria o por su poca capacidad de incidencia.

Nuestro proyecto sociopolítico aspira a generar un movimiento plural que supere el estrecho marco partidario para constituir un frenteamplio capaz de aunar diversas sensibilidades en torno a unos principios básicos compartidos por todos y todas, y, sobre todo, en torno a un modo diferente de hacer política, que sea capaz de llevar a las instituciones la voz real de las ciudadanas y ciudadanos mediante mecanismos de funcionamiento que garanticen el control por las bases de la acción política. De tal manera, que no exista, en la práctica, diferencia entre el movimiento en la calle y su expresión política en las instituciones.

Nuestro proyecto huye tanto de la burocratización partidista como de populismos sin ideología o “anti-política” a la italiana. Pretendemos construir una alternativa plural que enfrente la realidad respondiendo a los retos desde los valores tradicionales de izquierdas que, a nuestro juicio, se mantienen vigentes a pesar del desprestigio de la izquierda institucionalizada cuyo discurso resulta en ocasiones demasiado próximo al de la derecha.

El proyecto ha de poder incluir a personas que representen o no a otros colectivos, que pertenezcan o no a partidos políticos, sindicatos o cualquier forma de organización de ámbito social que exista. En Leganés contamos con movimientos muy consolidados como el vecinal, otros más jóvenes como el 15M, con organizaciones políticas de izquierda con capacidad militante, con colectivos sociales varios que son susceptibles de participar. En cualquier caso, para articular un plano organizativo de plena igualdad, la militancia será de carácter exclusivamente individual.

Es evidente que tenemos que tener las miras puestas en los sectores que actualmente están en lucha: la Marea Verde de Leganés, los trabajadores y trabajadoras de la sanidad que están organizando las protestas, la plantilla municipal, y en definitiva, todos los colectivos que han estado impulsando y participando en las recientes protestas que sacuden nuestra ciudad. Y con la clara aspiración de llegar a otros menos visibles o que todavía no se han movilizado.

EL CONTENIDO

Hablamos, pues, de un proyecto claramente de izquierdas, anticapitalista y antipatriarcal, sin ninguna ambigüedad, que a su vez, facilite el trabajo de amplios sectores populares, con diferentes culturas políticas. Hablamos de una identidad nítidamente solidaria, igualitaria, feminista, laica y ecologista: defensora de los derechos de las mujeres, de las personas migrantes y del medio ambiente, cuya gestión política se caracterice por la transparencia y la honestidad.

Hablamos de un proyecto sociopolítico diferente, participativo y alternativo, en el cual las mujeres deben intervenir como sujetos activos. Sin las mujeres, que son más de la mitad de la ciudadanía, no habrá proyecto político alternativo, no habrá cambio social. Resulta pues imprescindible la incorporación de las mujeres a la construcción de este nuevo proyecto.

La defensa intransigente de las demandas de los movimientos sociales y de las luchas de respuesta contra los recortes sociales, deben ser las máximas de nuestro actuar y el rasgo definitorio por excelencia. La defensa de los servicios públicos y de las rentas del trabajo como principios, deben estructurar todo el programa político, estando en pie de igualdad con la defensa del hábitat ecológico y de la igualdad entre hombres y mujeres.

Nuestro horizonte es por tanto la transformación social, hacia una sociedad que acabe con las desigualdades y garantice la participación democrática de la mayoría, que es lo que ha definido a la izquierda como concepto, no como experiencia histórica en muchos casos; lamentablemente.

EL PROGRAMA

El programa ha de ser creado colectivamente y en especial con los sectores movilizados que sean directamente afectados. Pero podemos ir aventurando que debe pivotar en torno a tres conceptos:

  1. Los intereses de la mayoría social trabajadora.

  2. La participación social efectiva.

  3. Evitar el trasvase de dinero público a manos privadas.

Apostamos decididamente por:

  • Una sociedad libre y participativa: recuperación de la libertad de expresión en la ciudad, introducción de la democracia participativa.

  • La reversión de todos los recortes aplicados hasta la fecha.

  • El modelo público en educación, sanidad, servicios sociales y deportes.

  • Que la infancia no pague su crisis: políticas de ayuda a la escolaridad, a comedores, especial atención a familias con menores a su cargo, etc.

  • La lucha contra la exclusión social.

  • Vivienda digna para todos y todas: luchar contra los desahucios en la ciudad, mediante el asesoramiento y defensa del interés de las y los vecinos, el rechazo a trabajar con las entidades bancarias que se nieguen a la dación en pago y la implementación de un plan de parque público de viviendas en alquiler social.

  • La defensa de los servicios públicos y plantillas municipales: plan de recuperación/remunicipalización de todos los servicios públicos privatizados o eliminados.

  • Plan de choque por el empleo y contra la precariedad: fin de los despidos en la administración municipal con el pretexto de mejorar su eficiencia. Planes de ayuda a desempleados/as, y a familias sin ingresos. Generación de empleo público desde el Ayuntamiento, y consolidación y funcionarización de la plantilla municipal.

  • Reorientar radicalmente la política de inversiones y de ingresos: política fiscal justa y progresiva. Anulación de cargos de confianza, gastos de protocolo y demás gastos superfluos. Reducción de los salarios de los cargos públicos al nivel del salario medio de las y los trabajadores.

  • La promoción de la igualdad entre hombres y mujeres con mecanismos de participación y recursos necesarios.

  • Una política efectiva en la lucha contra la violencia de género.

OTRA FORMA DE HACER POLÍTICA

Otro de los pilares básicos sobre los que se debe sustentar este proyecto ha de ser la superación en líneas democráticas, y participativas de las formas de hacer política existentes hasta ahora, donde la corrupción ha campado a sus anchas, y que han sido impugnadas por movimientos de masas, como en su día el 15M. Nos referimos a las relaciones de la gente con la política, con las instituciones y con las propias organizaciones.

A este respecto cabe rescatar algunas tradiciones del movimiento obrero tales como los cargos revocables en cualquier momento por asamblea; en definitiva control de los cargos por las bases. Salarios en caso de haberlos, iguales a la media de las y los trabajadores, limitar los mandatos, rotar los cargos, etc. Financiación fundamentalmente a cargo de las aportaciones de sus miembros. Funcionamiento básicamente asambleario (aunque se pueda dotar de estructuras intermedias que puedan agilizar la intervención y dinamizar la organización). Decisiones aprobadas por una mayoría amplia. Se trata de huir de la profesionalización de la política y de los políticos, de cambiar el concepto de los representantes y sobre todo la relación con las personas a las que representan.

El proyecto que constituyamos ha de beber de las propuestas del 15M en este sentido y ha de tener muy interiorizadas las lecciones de la institucionalización de la izquierda, del acomodo de esta, de su dependencia de las instituciones. Ha de asumir que, además, no se trata de un lavado de imagen, de un guiño a nadie o de un intento de modernización, sino de la comprensión más absoluta de que no se puede construir de otra manera y que éste es el único modo de garantizar organizaciones realmente válidas para una mayoría social.

Las formas de interrelación también son fundamentales, la transparencia más absoluta debe existir en todos los ámbitos, siendo en el económico el primero; también la no ocultación de los problemas, de los fracasos, de los debates e incluso de las diferencias internas.

Hay que huir del sectarismo, propiciar la unidad con el resto de fuerzas y movimientos contestatarios y de izquierda. La calle, la protesta, los movimientos vivos, las reivindicaciones sociales, estas han de ser las prioridades claras en el actuar. El papel en las instituciones es abrir la puerta a estas “mareas”. Esto tiene que quedar patente en cada movimiento que se haga.

Por otro lado, hay que estar expectantes y activos a la vez hacia los procesos de reorganización que se están dando en el tejido social y político en todo el Estado. No es descartable que en un plazo corto o medio nos encontremos con reagrupaciones o nuevos proyectos como el nuestro, que busquen una confluencia a otros niveles territoriales.

De hecho, salvando las diferencias, ya existen en algunos municipios de la Comunidad de Madrid, y nuestra tarea es estrechar fuertemente los lazos con ellos. Debemos ser no sólo receptivos a estos procesos, sino impulsar confluencias, unir “nuestra marea” a las demás. Esta es una cuestión política de importancia que se sustenta en los propios límites que impone una realidad local para cualquier lucha; más aún, si tenemos en cuenta la devaluación democrática en la que estamos inmersos, siendo muy clarificadora en este sentido, la última reforma de la administración local, que viene a reducir notablemente las competencias de los ayuntamientos. Además hay que tener en cuenta los límites que también impone a una realidad local un territorio como el madrileño, fuertemente influenciado por el marco político estatal.

El objetivo es ser portavoz de las luchas en las instituciones, forzar al máximo éstas para que respondan a las demandas. Utilizarlas para fomentar las luchas y no para desarticularlas. Hemos de dejar claro que solo la movilización y la organización social genera victorias, concesiones; las instituciones, a menudo, sólo se interponen entre los que luchan y contra quienes lo hacen. Por lo tanto, debemos utilizar éstas para amplificar la voz de la calle, para ayudar a consolidar las luchas sociales y sus reivindicaciones.

De esto se desprende una cuestión fundamental: el compromiso de no gestionar migajas, de no colaborar en gobiernos de mera gestión. Solo hay que cuestionarse la participación en un gobierno si este es, realmente, el reflejo de la lucha por abajo, si es un gobierno apoyado por la movilización y que esté dispuesto a utilizar las instituciones para realizar una política claramente de izquierdas, continuar la lucha y extenderla. No obstante, nunca hay que permitir, si de nuestros votos depende, que gobierne la derecha. En definitiva, nuestra vocación no es gestionar lo mejor que se pueda, nuestra vocación debe ser transformar todo lo que se pueda.

¿CÓMO EMPEZAR?

Que una apuesta o idea se transforme en realidad sólo lo garantizan los hechos. Hemos de partir de unas bases reales y materiales sólidas; esto es, de un núcleo promotor lo más amplio posible que garantice que existe cierta aceptación social, que refleje esa pluralidad política e ideológica, que recoja esa masa crítica de activistas que sostengan un proyecto de dichas características.

Como referencia podrían ser 100 personas. Es de suponer que si se consiguen 100 adscripciones militantes que cedan un poco de su tiempo para representar el proyecto, podemos pensar que existe otra capa aun mayor que estaría dispuesta a depositar su confianza, cuanto menos, en un proyecto así.

Cuando se tengan estas 100 personas se debería pasar a una segunda etapa de elaboración colectiva que desarrolle el programa, las reglas de funcionamiento, etc. Esta segunda etapa debe de ir dejando paso a otra de publicitación abierta del proyecto, de ampliación de fronteras. Decimos que se debe fundir con una tercera etapa porque se trata de ir transformando las discusiones y la elaboración del programa en un proceso abierto y publicitado de construcción del proyecto, que finalmente desemboque en la presentación de una candidatura si así se viese oportuno en las próximas elecciones.

Leganés, junio de 2013.

2 responses to “Una alternativa para Leganés”

  1. deborah says :

    hola, estuve el miércoles pasado en la 1ª asamblea de trabajo, y quería preguntaros: si se grabó vídeo de la presentación pública; si os presentaréis a las municipales si tenéis un nº determinado de apoyos y cuántos; y si la comisión vecinal del menor puede tener alguna influencia institucional. os escribo por aquí porque no he visto un email de contacto. gracias por vuestro trabajo, saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: